sábado, 19 de diciembre de 2009

Crítica de "101 poemas. Una antología", de Alfonso Carreño

En el Semanario cultural Ababol de La verdad ha aparecido hoy esta crítica sobre la antología del poeta Alfonso Carreño recientemente editada por Tres Fronteras. Para leer la reseña ampliada, pincha la imagen.



sábado, 5 de diciembre de 2009

Crítica de "Pecados griegos", de Javier Tomeo


Divertimento platónico

“Pecados griegos”. Javier Tomeo. Bruguera. 160 páginas / 16 euros

Como ya hiciera en Diálogo en re mayor, Javier Tomeo nos ofrece en Pecados griegos una nueva novela de carácter teatral, basada en el largo desarrollo de un diálogo entre dos personajes. En vez de un vagón de tren, el autor se sirve ahora de la antigua Grecia para ambientar la historia, y más exactamente del palacio de Teseo, en cuyos jardines la reina Fedra -esposa de Teseo- consultará a Godofredo, un enano socarrón y adivino, acerca de los augurios que le sobrevinieron en forma de grito durante una noche de pesadilla.

En Pecados griegos asistimos a las siempre sugerentes narraciones de mitos clásicos, a la predicción de un amor incestuoso entre Fedra e Hipólito y, también, a las graciosas reflexiones de Godofredo y su interlocutora, los cuales, a la manera de los diálogos platónicos, se erigen en portavoces de dos maneras de pensar totalmente opuestas en temas como el amor, la muerte, el sexo o el destino. De hecho, los mejores apartados del libro son las veladas consideraciones de Godofredo sobre asuntos de rabiosa actualidad, pues, formuladas desde la Grecia clásica, producen una ironía realmente hilarante (en este aspecto es reseñable, hacia el final de la obra, el accidente de tráfico que Hipólito sufre con su carro de caballos).

Javier Tomeo muestra en Pecados griegos un extraordinario manejo del diálogo y de la ambientación teatral, además de un gran conocimiento del mundo griego clásico, aunque este carácter escénico del texto podría lastrar el desarrollo de una novela que acusa la práctica inexistencia de la acción. No en vano, la fluidez de la prosa, los abundantes chascarrillos y el indudable oficio del autor no llegan a compensar la monotonía de la que adolecen algunos capítulos por la reiteración de situaciones, sobre todo en la extensa parte correspondiente al desenlace de la relación triangular entre Fedra, Hipólito y Teseo. Quizá sean algunas de estas razones las que han llevado al propio Tomeo a considerar esta obra como un divertimento.

Publicado el 5-12-09 en el suplemento cultural Ababol del diario La verdad

Para leer la reseña ampliada, tal y como apareció en prensa, pincha la imagen: