martes, 27 de diciembre de 2011

Más reseñas sobre "Albert Nobbs"

El diario digital El Imparcial recomienda La vida singular de Albert Nobbs como libro para regalar estas navidades:


Para leer la reseña en el diario, pincha en la imagen.


La página web dedicada a los libros Melibro también lo ha reseñado positivamente:


Para leer el texto, pincha en la captura de pantalla


El blog Misterio Londres lo comentó hace unos días:


Para leer el texto, pincha en la imagen

jueves, 15 de diciembre de 2011

Presentación de "Albert Nobbs" y "Correspondencia Chejov/Gorki"

El próximo martes 20 de diciembre, a las 18:30, presentaremos en el Salón de Actos del Museo Arqueológico de Murcia "La vida singular de Albert Nobbs" y la "Correspondencia Chejov/Gorki", que ha traducido mi buen amigo Rubén Pujante Corbalán, también para la editorial Funambulista, y que ya ha aparecido reseñada amplia y elogiosamente en el diario Público. Nos acompañará en el acto el poeta y Catedrático de Literatura Vicente Cervera Salinas. Pongo aquí la invitación al acto:

lunes, 28 de noviembre de 2011

Reseña de "La vida singular de Albert Nobbs" en el blog de Rubén Castillo y en "La tribuna del Noroeste"


El escritor Rubén Castillo publicó ayer una extensa y detallada reseña sobre La vida singular de Albert Nobbs en su estupendo blog de crítica literaria Librario Íntimo. El texto también apareció publicado en el periódico murciano La tribuna del Noroeste.

Para leer la reseña en el blog de Rubén Castillo, pincha AQUÍ

Esta es la reseña tal y como salió en La tribuna del Noroeste:

viernes, 11 de noviembre de 2011

"La vida singular de Albert Nobbs" ya está en las librerías


Al final, "La vida singular de Albert Nobbs", de George Moore, ha sido distribuido por las librerías españolas un poco antes de lo esperado. Irá llegando durante estos días y la semana que viene a los establecimientos. El libro tiene 145 páginas (incluido un epílogo que he escrito para esta primera traducción al español de la novela), está publicado por la editorial madrileña Funambulista en una cuidada edición en rústica de formato de bolsillo, y cuesta 10'50 euros.

Para los lectores de Murcia y alrededores: Dado que los ejemplares de Funambulista que llegan a las librerías murcianas son escasos, y que éstas no ponen mucho empeño en reponerlos aunque la clientela se los pida, si alguien quiere conseguir algún ejemplar, y no lo encuentra, puedo facilitárselo al mismo precio de venta al público. Para ello, pueden ponerse en contacto conmigo en el correo que aparece a la derecha en el blog.

Si quieres descargar las 20 primeras páginas, pincha AQUÍ

viernes, 21 de octubre de 2011

Despedida de Ababol

El sábado pasado apareció mi última reseña literaria en el suplemento cultural Ababol del diario La verdad. Dejo de colaborar en el suplemento exactamente tres años después de empezar, por falta de tiempo. Creo que cuando uno se propone hacer las cosas, tiene que hacerlas bien, y, si no, dejar paso a otros. Desde aquí les doy las gracias a mis compañeros de página por lo mucho que he aprendido de ellos y lo bien que se han portado conmigo, así como a todos los que habéis leído mis reseñas y a los que me habéis hecho comentarios acerca de ellas. Ha sido una experiencia muy buena.

sábado, 15 de octubre de 2011

A punto de publicarse la traducción al español de "The Singular Life of Albert Nobbs", de George Moore




La traducción de The Singular Life of Albert Nobbs, del irlandés George Moore (1852-1933), que he hecho para la editorial Funambulista, está ya a punto de imprimirse. Se trata de la primera traducción que se ha realizado al español de esta extraordinaria nouvelle en la que se basa la película Albert Nobbs, dirigida por Rodrigo García (hijo del escritor Gabriel García Márquez), que será estrenada próximamente en España, y que está protagonizada por Glenn Close, en un papel por el que la actriz estadounidense ha sido propuesta para los Globos de Oro. La obra, que aparecerá en la colección "Intempestivos" de Funambulista, incluye también un epílogo que he escrito sobre esta novela que narra las vicisitudes de una mujer que se ve obligada a hacerse pasar por un hombre para poder ganarse la vida en la Irlanda de 1860.



La hermosa pintura de la cubierta, titulada "Waiters", la ha cedido expresamente para esta edición el pintor inglés David S. Eley, cuyas obras se pueden ver en su web: http://agoodnose.com/

sábado, 1 de octubre de 2011

Reseña de "Loco por el haiku", de David G. Lanoue, en La verdad


La vida es haiku


La primera novela-haiku traza, con sutil humor y poesía, un viaje iniciático por el antiguo Japón

“Loco por el haiku”
Autor: David G. Lanoue
Estilo: Narrativa.
Editorial: Funambulista.
Madrid, 2011.
256 páginas. 16 euros.


Considerada la primera novela-haiku de la historia, Loco por el haiku inicia la trilogía novelística (seguida por Laughing Budda y Haiku Wars, aún no traducidas al español) que, en torno a estos breves poemas de tradición nipona, ha escrito el profesor universitario norteamericano David G. Lanoue, experto en poesía japonesa y traductor de la inmensa obra de Kobayashi Issa, uno de los principales autores de haiku.



Loco por el haiku narra los divertidos avatares de Dientes Salientes, cándido adolescente campesino que abandona su aldea natal para seguir los consejos del maestro Taza de Té (seudónimo que en su día adoptó el propio Kobayashi Issa) y convertirse en un gran poeta del haiku, en un viaje entre picaresco e iniciático por un Japón ancestral lleno de poesía que recuerda, por su delicadeza y fino sentido del humor, y a pesar de las distancias, al Alfanhuí de Rafael Sánchez Ferlosio.


La originalidad de esta novela reside, además, en la inserción de personajes reales en la historia que interactúan con los ficcionales, incluido el mismo autor y sus amigos de la tertulia literaria de Nueva Orleans, en un ejercicio narrativo con ecos de Luigi Pirandello o Miguel de Unamuno. Se produce así una superposición de planos parecida a la de ciertas películas de dibujos animados (véase ¿Quién engañó a Roger Rabbit?), con la consiguiente confusión entre realidad y ficción, que llega a su culmen con el viaje del propio autor al Japón actual tras los pasos de Dientes Salientes.


Loco por el haiku plantea también un complejo e interesante juego de espejos sobre la traducción poética y sus dificultades para llevarla a la práctica, algo que adquiere una nueva dimensión con la versión castellana de la novela, realizada con eficacia por el uruguayo Carlos Fleitas, después de la traslación de los ideogramas nipones al alfabeto occidental, de ahí al inglés y de este último al español.


Sin embargo, lo más memorable de la novela quizá sea el viaje de Dientes Salientes y su aprendizaje de la poesía en paralelo a la adquisición de la sabiduría vital, metaforizada ésta en el haiku, que aparece como símbolo de la vida y de la propia obra en una completa asimilación entre continente y contenido. No obstante, el haiku se define como un poema breve, natural, espontáneo, que no se toma a sí mismo muy en serio, y que mezcla humor, filosofía y meditación. Exactamente igual que esta novela. De ahí que en un pasaje leamos: “La vida es haiku. Haiku es la vida”. Un libro enternecedor, recomendable, en una hermosa y cuidada edición.

Para leer la reseña ampliada, como apareció en prensa, pincha en la imagen:

sábado, 17 de septiembre de 2011

Reseña de "Alma", de Javier Moreno, en La verdad


El alma al desnudo

“ALMA”
Autor: Javier Moreno.
Estilo: Narrativa.
Editorial: Lengua de trapo.
Madrid, 2011.
140 páginas, 16’20 euros.

Después de la sorprendente colección de relatos Atractores extraños, finalista del Premio Setenil al mejor libro español de cuentos en 2010, el matemático, poeta y narrador Javier Moreno (Murcia, 1972) vuelve al terreno de la narrativa en esta original –y quizá pionera en su género- radiografía literaria de un alma, en esta novela sin argumento aparente en la que un narrador desbocado irá revelando poco a poco, como en un puzzle de infinitas piezas, las sucesivas anécdotas, pensamientos y observaciones de todo tipo que irán conformando ese alma.



Apenas interrumpidas por algunos puntos y aparte, y con cierto aire a las novelas experimentales de Camilo José Cela, las ciento cuarenta páginas de Alma, escritas con un fraseo seco y una prosa rapidísima, poseen un tono parecido al del tradicional monólogo interior, a una especie de fluir de la conciencia lleno de un humor involuntario (que a veces resulta ser el mejor o el más gracioso), en el que también se irá desarrollando de forma paralela, con importancia creciente, la enigmática relación entre Eduardo y María (cuya historia como modelo y su caída en desgracia es realmente antológica, así como el ingenioso juego con la peluca de Santiago Carrillo), dos personajes que vienen a completar a su modo la radiografía del alma.



Javier Moreno escribe con la precisión de un tratado científico y, a la vez, el lirismo de un poeta, y posee, además, una capacidad de observación deslumbrante. Quizá sean esas pequeñas píldoras de inteligencia, esas apreciaciones sobre aspectos a priori intrascendentes de la vida cotidiana, de las que está salpicado todo el libro, lo más reseñable de Alma, un libro lleno de hallazgos y de concepción arriesgada, de los que cuesta dejar una vez que se ha abierto, y de los que uno no ha dejado de subrayar en todo momento. Una voz singular, de las más interesantes entre los nuevos narradores españoles.

viernes, 15 de julio de 2011

"Las vistas de la señora Manstey", de Edith Wharton, descargable en pdf



La editorial Funambulista ha colgado en su web el primer relato que publicó la escritora norteamericana Edith Wharton, "Las vistas de la señora Manstey", y que traduje para la antología de cuentos de la autora "Encanto y compañía", aparecida en noviembre de 2010. Pese a su breve extensión, se trata de un cuento magistral y conmovedor, de un intenso lirismo, que prefigura la deshumanización de las grandes ciudades en el siglo XX y, en concreto, en Nueva York.


Para descargar el cuento gratis en pdf, pincha AQUÍ

viernes, 8 de julio de 2011

Otra reseña de "Encanto y compañía", de Edith Wharton, en "El placer de la lectura"



El libro que hoy comentamos agrupa una serie de siete relatos en el más puro estilo Wharton: una mirada profunda, certera y, por qué no decirlo, dramática, del alma femenina. La escritura es, como siempre, elegante, pero lo que de ella extraemos son las almas de mujeres en toda su crudeza, en su infelicidad, muy en su papel desvaído, secundario, de soporte, siempre a dos pasos por detrás del marido. Echamos en falta en esas vidas lo que Virginia Woolf llamó muy acertadamente “una habitación propia”. La propia existencia de la escritora probablemente le dio mucho tema para sus relatos. Su anodino e infeliz matrimonio y su posterior divorcio le permiten analizar su interior y poner sobre el papel sus vivencias. Los relatos están ordenados y presentados cronológicamente y seguidos por un Postfacio de Laura Gimeno.

Edith Newbold Jones Wharton (Nueva York, 1862-Saint-Brice-sous-Fôret, 1937) escritora norteamericana con vocación europea, nació y vivió en ambientes aristocráticos de alto nivel económico. Su conveniente matrimonio a los veintitrés años con E. R. Wharton, mucho mayor que ella, acabó en divorcio tras veinte desafortunados años. Empezó a publicar a los veintinueve, lo que la convertía en punto discordante en un mundo superficial y elegante, mundo que diseccionó en sus novelas, siguiendo la sugerencia de James, sobre que debía escribir de aquello que conocía: “the first hand account is precious”: Lo importante es contar aquello que hemos vivido, aquello que conocemos muy bien; hablar de lo que sabemos. Y lo que Wharton conocía perfectamente era la alta sociedad neoyorquina, que tan magistralmente plasmó en La edad de la inocencia.


El primer relato, Las vistas de la señora Manstey (1881) casi recuerda a aquella película La calle sin sol, en la que los vecinos se turnan para recibir los pocos rayos de sol que en un rincón del patio duran apenas unos minutos. La viuda Manstey sobrevive mirando por su ventana, que da a la parte trasera del edificio, y desde allí ve pasar las nubes, atisba reflejos de sol en las copas de algún árbol,…Esa ventana es su mundo, su perspectiva vital hecha de retazos, pero que aún así le sirve de tabla de salvación. Tabla que amenaza hundirse cuando las próximas obras en el edificio colindante se anuncian, y su universo se tambalea.


La plenitud de la vida (1893) es el siguiente relato, que personalmente me ha parecido más flojo, un relato que desarrolla la fantasía de una conversación -en una especie de limbo – entre una dama que acaba de morir y el Espíritu de la Vida, desarrollando una reflexión sobre su matrimonio y lo que esperaba encontrar en la vida y ahora, tras la muerte.


En El dedo del destino (1901) tenemos un relato interesantísimo, en el que nos vienen ecos de películas clásicas como Laura, o novelas como El retrato de Dorian Gray, (aunque no en el sentido en que Wilde la escribió), o incluso un cierto aroma a La obra maestra desconocida, de Balzac. Un pintor inmortaliza a la esposa de un amigo en un maravilloso retrato, pero, tras la muerte de la dama, y el paso del tiempo, el amigo requiere que el retrato sea modificado. La interacción entre el espíritu de esa mujer -por medio de la pintura- con los hombres que caen bajo su influjo nos causa na hondísima impresión.


El pretexto (1908) es igualmente una profundísma mirada en el fondo del alma femenina, desde otro ángulo. Una fiel y madura esposa que se ve asaltada por una fortísima pasión, que domina pero que a su vez la impregna y condiciona su vida, hasta que descubre que ha sido utilizada como un pretexto para otros fines.


En El diagnóstico (1930), Wharton descubre otro aspecto de las mujeres, poniéndose en la piel de un hombre ante las puertas de lo que cree su final, con lo que nos descubre que también una mujer puede usar sus armas para conseguir sus objetivos. No por el hecho de ser mujer todo está permitido, obviamente. Y en este caso es el hombre el que se da cuenta de haber sido cruelmente usado por una mujer que dice amarle.
Encanto y Compañía (1934) es una delirante sátira, absolutamente cargada de humor corrosivo, en la que un exitoso hombre de negocios de Wall Street hace el negocio de su vida casándose de modo algo precipitado con una emigrante rusa supuestamente de alto postín, cuya característica principal es la de poseer una interminable parentela que va cayendo sobre las espaldas del sufrido esposo.


La permanente (1935) es el último relato, una corta narración sobre malentendidos y confusiones, que en cierto modo recuerda El diagnóstico, aunque menos elaborada. La importancia de saber si es miércoles o jueves puede hacer que cambie toda la visión de la vida de una mujer…o de un hombre. La traducción de este relato me ha parecido mejorable, francamente. El resto de los relatos, traducidos por otras manos, los considero correctos, pero éste emplea términos algo vulgares y giros que no cuadran bien con el contexto, en mi opinión.

En el Postfacio, Edith Wharton en la distancia corta, Laura Gimeno nos habla de la biografía de la escritora, sus influencias y sus filias. De la biblioteca paterna a su fuerte amistad con Henry James, al que siempre se le ha considerado como su maestro y del que ella ha querido mostrar su independencia. La crítica de la sociedad que mejor conocía, la neoyorquina, así como el descarnado análisis de la institución matrimonial, que en su propia experiencia tan desgraciada le resultó, así como los registros de la mente y el corazón femeninos, y también los masculinos, son temas que le preocupan y le interesan sobremanera a Wharton. En estos siete relatos es el matrimonio, la relación matrimonial, el eje sobre el que gira cada historia. Curiosamente, en ningún caso hay hijos de por medio, quizás para que el análisis de la relación de pareja sea más limpio, sin las interferencias añadidas que los hijos suelen producir.


En conjunto, una obra interesantísima, breve pero densa y jugosa, de lectura atrayente, que la presentación de la editorial hace aún más agradable por su estética y su cómodo manejo.

domingo, 3 de julio de 2011

Reseña de "Libro abierto", de JL Martínez Valero, en La verdad


Verso limpio


“LIBRO ABIERTO”
Autor: José Luis Martínez Valero.
Estilo: Poesía.
Editorial: La sierpe y el laúd.
Murcia, 2010.
62 páginas. 10 euros.


El quinto poemario publicado por José Luis Martínez Valero es el cuarto número de la colección “Acanto”, meritorio empeño promovido por la asociación literaria ciezana “La sierpe y el laúd” con el fin de difundir nuevas obras de poetas de trayectoria destacada de nuestra región.


En el volumen, que toma su nombre de un verso de Manuel Altolaguirre (“yo y mi sombra / libro abierto”), Martínez Valero incide en su poesía de sesgo clásico, sencillo, luminoso y limpio, en el que entrevera poemas en verso libre con composiciones en octosílabo tan bellas como las juanramonianas “Mañana”, dedicada a Heliodoro Puche, y “Las nubes”, que rinde homenaje al propio Juan Ramón Jiménez.



El autor, a la manera de Azorín, del primer Machado o del Sigüenza de Gabriel Miró, se revela como un fino y paciente observador de los objetos cotidianos así como del paisaje mediterráneo, de aquellos elementos que son siempre eternos y a la vez nuevos, como el mar, la palmera o la luz, en los que busca la esencia de las cosas y del tiempo. En este sentido, “Mirar” es un poema central de “Libro abierto”, una espléndida composición que demuestra que lo original, en arte, está en la mirada personal del creador, no en el tema que trata.


A lo largo de todo “Libro abierto”, y pese a la variedad de sus poemas, escuchamos, como hilo conductor, una voz íntima, experimentada, melancólica, que nos habla en voz baja y que quiere ser discreta, pero que, al mismo tiempo, nos dice muchas verdades (algunas de ellas desagradables) y en las que siempre, ante todo, hallaremos honestidad.

Abren y cierran el poemario dos hermosas ilustraciones realizadas por el p
ropio autor para este libro: una tinta china y un aguafuerte, disciplinas artísticas que José Luis Martínez Valero cultiva con asiduidad y a las que aplica el mismo esmero que a su nítida poesía.

Para leer la reseña ampliada, como apareció en prensa, pincha la imagen:

domingo, 12 de junio de 2011

Reseña de "La osamenta", de Alberto Chessa, en La verdad


El hombre y la ciudad



“LA OSAMENTA”
Autor: Alberto Chessa.
Estilo: Poesía.
Editorial: Rialp.
Madrid, 2010.
104 páginas. 9’50 euros.




Después de Antonio Aguilar Rodríguez, que en 2003 consiguió otro accésit con  Allí donde no estuve, Alberto Chessa (Murcia, 1976) es el segundo autor murciano galardonado recientemente en el premio Adonáis, uno de los certámenes más prestigiosos de la lírica española que, desde los años 40, no ha dejado de dar a conocer a nuevos autores que más tarde se han convertido en figuras de la poesía nacional.

Como afirma Jordi Doce en su inteligente prólogo, La osamenta es “una autobiografía o colección de instantes y pruebas iniciáticas”, algo que se aprecia en las fechas y lugares de composición de los poemas, que oscilan entre 1999 y 2010, y entre las ciudades de Murcia y Madrid principalmente, y que crea cierta dispersión que no ayuda a que el libro fragüe como unidad, pese a que los poemas de preludio y coda (composiciones barrocas bastante hermosas, por cierto) actúen como elementos de cohesión.

Antes que nada, Alberto Chessa se revela en este primer poemario como un buen poeta urbano, nocturno, conocedor de los latidos íntimos y las soledades que subyacen en la vida en la ciudad, como queda reflejado en “De noche”, “Aparición” o en “Historia de dos ciudades”, poema que plasma vívidamente la extrañeza de vivir a caballo entre dos lugares, o en “Ni siquiera de antología”, cruda y conmovedora historia de una vocación poética errada.
 
También merecen ser destacados varios poemas de estilo conversacional, ocurrentes, trazados con fina ironía y sentido del humor, y no exentos de simbolismo, como son “La mosca”, “La cojera”, “Naturaleza muerta” y “La esperada”, que demuestran que estamos ante un poeta trabajado, conocedor de la tradición, algo que se ratifica en la espléndida “Elegía a un no nacido”. 
 
La osamenta es, pues, un libro iniciático, que no primerizo, acaso algo desigual, de un autor al que habremos de estar atentos en sus próximas incursiones editoriales. Madera de poeta no le falta.

sábado, 21 de mayo de 2011

Crítica en "La verdad" de "Días aparte", de José Rubio



Retratos de un instante

José Rubio evoca los días poéticos de su memoria en su segundo poemario.

“Días aparte”
Autor: José Rubio
Estilo: Poesía
Editorial: Pre-Textos
Valencia, 2010
80 páginas, 8’65 euros

La cita de Emily Dickinson que abre el libro: «Hay días diferentes de los otros/y delicadamente están aparte» nos da un indicio de que “Días aparte”, el segundo poemario publicado hasta la fecha por José Rubio (Murcia, 1951), se enmarca dentro de esa corriente de la lírica contemporánea española que gusta de aprehender, o de congelar como si de una fotografía se tratase, entre el ruido y la vorágine de los días, aquellos instantes poéticos singulares, aquellos “días que están aparte”.

Como en todas las tendencias literarias, tanto poéticas como narrativas, hay obras que, partiendo de unos postulados comunes, consiguen descollar entre las demás y abrir una nueva vía, que será frecuentada más tarde por muchos autores; y un gran número de libros, la inmensa mayoría, que, manteniendo un nivel digno, no suponen una ruptura manifiesta con las formas establecidas, aunque revelen oficio, cultura y un alto grado de depuración.

Quizá “Días aparte” pertenezca a este segundo tipo de obras, las que discurren por caminos tradicionales, algo que reflejan algunos poemas hermosos y clásicos como “Lo que no perece”, dedicado al valenciano Vicente Gallego; “Mañana de domingo”, o el delicado recuerdo a Ramón Gaya titulado “11 de junio”. A favor de estas composiciones, y al igual que ocurre con el resto del volumen —tanto que podríamos hablar ya de un estilo definido—, hay que decir que están realizadas con un trazo suave, sutil, que demuestra que la sensibilidad de este autor se halla, asimismo, fuera de lo común.

Con todo, quizá sean los poemas de tono elegíaco los que sobresalen del resto, y, entre éstos, aquellos que recuerdan a los seres fallecidos, como “Miguel” o “Inocencia”. Sin embargo, también se echa en falta algo de emoción en las composiciones que reflexionan —y lamentan— el paso del tiempo, como pasa, por ejemplo, en “Sudor”, o en ese recuerdo de la niñez titulado “Tarde de infancia”, en el que, no obstante su belleza, podríamos pedirle al autor más intensidad en la evocación.

El ejemplo anterior podríamos aplicarlo a otros poemas, sobre todo los que están compuestos de apenas tres versos, en los que la idea, o la imagen de la que se parte, constituye de por sí un inicio prometedor, pero que, por falta de desarrollo, quedan sin fraguar del todo y, por consiguiente, se desaprovecha el buen comienzo. “Ceguera” es un ejemplo de esto, y también esa otra composición, sin título, que reproducimos en su totalidad: «Un cielo quieto/se mueve en el estanque/mientras camino». Preciosa imagen, y sugerente, que podría haber dado algo más de sí. Una metáfora del propio poemario.

Para leer la reseña ampliada, tal y como apareció en prensa, pincha la imagen:

sábado, 12 de marzo de 2011

Reseña en "La verdad" de "Figuraciones del yo en la narrativa", de José María Pozuelo Yvancos



Un hispanista en Nueva York


La Cátedra Miguel Delibes publica las conferencias que el crítico literario José María Pozuelo leyó en la Universidad de Nueva York


“Figuraciones del yo en la narrativa”
Autor: José María Pozuelo Yvancos
Estilo: Ensayo
Editorial: Universidad de Valladolid
Valladolid, 2010
231 páginas, 15’60 euros


El prestigioso crítico literario murciano José María Pozuelo Yvancos fue invitado en 2009 a impartir los Cursos de Doctorado sobre literatura española que cada año organiza el Graduate Center de la Universidad de Nueva York, una de las citas claves del hispanismo a nivel mundial. Fruto de esas clases es este libro, en el se que recogen las conferencias que el profesor dedicó a la “Autoficción” o, como él prefiere decir, las “Figuraciones del yo”, en las últimas novelas de Javier Marías y Enrique Vila-Matas.

Antes del análisis sobre Javier Marías, el crítico introduce una aclaratoria y pedagógica reflexión sobre la categoría narrativa de la “Autoficción”, uno de los términos más usados en la crítica literaria actual, y que con frecuencia es aplicado de modo erróneo a las obras de numerosos escritores; y una defensa del concepto “Figuración del yo”, por el que aboga en los ensayos aquí recogidos y que, según sus propias palabras, “está constituyendo una de las vías más poderosas de renovación de la narrativa contemporánea”, como atestiguan las obras de Claudio Magris, G. W. Sebald, J.M. Coetzee o los autores españoles antes citados.

La parte dedicada a Tu rostro mañana, de Javier Marías, indaga en el soporte narrativo esencial de la mejor novela del escritor madrileño: la voz del narrador. Pozuelo Yvancos analiza la génesis de Jacobo Deza, rastrea su filiación con otras obras de Marías y sustenta, mediante numerosos ejemplos, el porqué de la eficacia de esta voz narrativa. Es aquí donde el ensayo, como suele suceder en las obras del profesor Pozuelo, trasciende su carácter de texto para especialistas, y adquiere su dimensión más accesible gracias a su didactismo y a la claridad de su prosa de estirpe orteguiana.

El tercer apartado sirve a José María Pozuelo para diseccionar, en primer lugar, la peculiar voz narrativa que Enrique Vila-Matas, uno de los autores más originales del panorama literario español, ha empleado en sus libros de artículos y ensayos como El viajero más lento, y, a continuación, en el capítulo central del ensayo vilamatiano, las “figuraciones del yo” en las novelas que componen la “tetralogía del escritor”: Bartleby y compañía, El mal de Montano, París no se acaba nunca y Doctor Pasavento. Supone esta parte un recorrido en profundidad por los innumerables recovecos de ese laberinto de espejos que son las novelas del escritor catalán, y en el que Pozuelo Yvancos nos guía con mano maestra y amena sin dejar de lado el rigor de la investigación literaria más exigente.

Para leer la reseña tal y como apareció en prensa, pincha en la imagen:


Publicado en el semanario Ababol del diario La verdad el 12-3-2011

sábado, 19 de febrero de 2011

Reseña en "La verdad" sobre "Hablar de mí"


La nueva narrativa argentina

“Hablar de mí”
Autor: VVAA
Estilo: Narrativa.
Editorial: Lengua de trapo.
Madrid, 2010.
254 páginas, 18’60 euros.


Partiendo del tópico de que el narcisismo —junto al fútbol y el psicoanálisis— es uno de los deportes nacionales de Argentina, el escritor Juan Terranova ha seleccionado en Hablar de mí diecisiete cuentos en primera persona de autores argentinos nacidos entre principios de los setenta y los primeros ochenta.

Figuran algunos escritores que ya son conocidos en España —como Patricio Pron, que participa con su relato de vilamatiano título “Exploradores del abismo”—, pero la mayoría todavía no han llegado al gran público peninsular pese a contar con varios libros publicados. Quizá resida ahí el principal interés de antologías como ésta, pues, además de servir de muestrario de la nueva narrativa argentina, y de exponer los principales temas y tendencias venideras de una de las literaturas más potentes en lengua española, nos descubren a escritores como Aquiles Cristiani, autor del extraordinario “Himno a Marte”.

Al igual que sucede en todas las generaciones literarias, los autores de Hablar de mí tienen bastantes puntos en común. El cuento de Patricio Pron y “Un pasado propio”, de Maximiliano Tomás, por citar sólo dos ejemplos, confirman que la influencia del chileno Roberto Bolaño es para muchos de los nuevos narradores hispanoamericanos lo que fueron Borges y Cortázar para las generaciones anteriores.

También hay, quizá, un excesivo gusto por los ambientes sórdidos, los personajes deprimidos por las rupturas amorosas (“Chica oxidada” y “Un padre de familia sin auto”) y los traumatizados por el divorcio paterno (“La mala sangre”), que acaban siendo lugares comunes en la antología. Se trata, en general, de narradores solventes que buscan la fluidez narrativa y los finales abiertos, y se alejan de la estructura basada en la anécdota tradicional, aunque en ciertos casos las voces se parezcan demasiado entre sí. Pese a todo, dentro de poco oiremos hablar de algunos de estos autores que todavía son desconocidos en España. Ya por eso la antología merece la pena.

Para leer la reseña escaneada, tal y como apareció en prensa , pincha la imagen:

sábado, 15 de enero de 2011

Reseña de "Encanto y compañía" en "El Placer de la Lectura"



Acaba de aparecer una reseña sobre
Encanto y compañía firmada por Pepe Rodríguez en El Placer de la Lectura, una de las mejores webs de crítica literaria en español. Si alguien quiere leer la reseña directamente en la página de El Placer de la Lectura, puede hacerlo pinchando AQUÍ

También reproduzco la crítica aquí:

"Sólo han pasado dos días desde que reseñamos por última vez a Edith Wharton y ya presentamos un nuevo libro de relatos suyo. En esta ocasión está editado por Funambulista en su colección Grandes Clásicos que combina una encuadernación muy cuidada, tapa dura, forro en cartón de alto gramaje, cosido artesanal, incluso cinta marcadora, con unos títulos de gran calidad literaria como el que nos ocupa hoy. Unir buena lectura y buen formato sumado a un precio razonable presupone un éxito seguro.

Encanto y Compañía es el título de la colección que reseñamos hoy, el cual abarca casi cincuenta años de su escritura. El orden cronológico nos permite seguir su evolución tanto temática como estilística. Edith Wharton sigue fiel a sus principios: inteligencia, cultura, sofisticación, ambigüedad, hipocresía, riqueza y apariencia subyacen, yacen y rebosan en todos sus textos. Incluso alguno abunda en dramatismo, mientras otros rezuman buen humor. Entre estos últimos, La plenitud de la vida, pese a ser uno de sus pocos relatos no realistas sino simbólico destila simpatía refinada para exponer que nos quejamos de lo que apreciamos, incluso si el objeto de nuestras quejas es el marido torporrón e inculto que a su protagonista le toca en suerte.

El dedo del abismo es otro de sus relatos magistralmente trazado en el que los ecos de El retrato de Dorian Gray resonarán en nuestros oídos. No obstante Wharton sujeta las riendas de la fantasía dotándole de un final redondo.

El primer relato Las vistas de la señora Manstey y El pretexto son dos dramones domésticos de aúpa. En el primero es una ancianita la que sufre las futuras obras de su vecina, en el segundo las ilusiones románticas de una mujer casada se desinflan al conocer el jueguecito que su pretendiente se ha montado con ella. Tristes y oscuros finales realistas para mujeres norteamericanas que pese a todo gozaban de mucha mayor libertad que las europeas.

Para redondear el volumen, El diagnóstico y Encanto y compañía pese a tener algún que otro muerto por medio nos hacen sonreír beatíficamente o ingeniosamente cada uno debido a la buena resolución narrativa que la Wharton nos otorga.

Ella que nunca gozó del todo de la libertad marital a la que aspiraba retrató a toda aquella mujer cuyas aspiraciones jamás llegarían a cumplirse. Mientras tanto señaló con el dedo a esa clase tan común en épocas de bonanza económica como son los nuevos ricos, de burla fácil, excesos evidentes y finales catastróficos.

Disfruten este volumen que combina lo mejor de varios mundos. El de la buena literatura con ambiciones sociales realzado por el exquisito formato con el que la editorial Funambulista le ha dotado."

Pepe Rodríguez

sábado, 8 de enero de 2011

Crítica en "La verdad" de "4 esquinas", de Asensio Sáez


De la nostálgica alegría a la grave reflexión

Se reedita, 60 años después, el único poemario del escritor y pintor unionense Asensio Sáez, con ilustraciones del autor

“4 esquinas”
Autor: Asensio Sáez

Estilo: Poesía.

Editorial: Universidad de Murcia.

Murcia, 2010.

100 páginas, 5 euros.

Sesenta años después de su publicación en la Editorial Levante, el Aula de Poesía de la Universidad de Murcia ha tenido el buen gusto de reeditar, en un volumen que conserva la publicación original a modo de facsímil, incluyendo el elogioso prólogo que Carmen Conde escribió para el poemario, el único libro de versos que dio en vida a la imprenta Asensio Sáez (La Unión, 1923-2007), un autor que, pese a ser más conocido por sus cuentos, sus artículos periodísticos sobre La Unión, la etnografía regional y el cante flamenco, e incluso por su destacable faceta pictórica, se destapa en “4 esquinas” como un poeta de rica y sorprendente simbología influida por el surrealismo del 27 y Federico García Lorca, sobre todo por la etapa neopopular del “Romancero Gitano” y “Poema del cante jondo”.

Si bien es cierto que este influjo es patente incluso en las ilustraciones del libro, realizadas por el propio autor, y que recuerdan a los dibujos de Salvador Dalí y García Lorca, Asensio Sáez es capaz de distanciarse de sus modelos literarios, y de destilar un lirismo delicado y nostálgico, levantino y personal, muy mironiano (hay un poema inspirado en la novela “El obispo leproso” del escritor alicantino) a lo largo de las cuatro partes del poemario, principalmente en las tituladas “El amor” y “El mar”. En la primera, siguiendo los ejemplos de los autores antes mencionados, abundan las canciones de tono popular y los romancillos; algunos de ellos, como “El romancillo del mal deseo”, “Blanco” y “La malcasada” son composiciones memorables que no palidecen ante los poemas lorquianos en los que se inspiran. La segunda parte, “El mar”, sigue la línea iniciada en el primer apartado, con poemas tan dulcemente melancólicos como “Había un camino” y “Nube de verano”.

Los dos apartados restantes, titulados “La muerte” y “Dios”, suponen un claro cambio de rumbo en la singladura del libro. La nostálgica alegría del principio da paso a la grave reflexión; las cancioncillas populares se transforman en poemas dialogados en los que personajes bíblicos debaten los asuntos del más allá, aunque estos nunca pierdan el intenso lirismo característico del poemario. En “Dios”, finalmente, asistimos a una poesía de corte existencial, a una búsqueda desgarrada de la deidad en elementos y situaciones de la vida cotidiana, con poemas llenos de una angustia vital en la línea del Dámaso Alonso de “Hijos de la ira”, o el mejor Blas de Otero de “Ancia”. Se cierra con esta parte un poemario desafortunadamente aún desconocido que, a modo de cuatríptico, recoge y resume las claves poéticas y literarias de Asensio Sáez.

Para leer la reseña ampliada (con el apellido del reseñista equivocado), tal y como apareció en prensa, pincha la imagen:


Publicado el 8-I-2011 en el semanario cultural Ababol de La verdad