viernes, 12 de diciembre de 2014

Crónica del acto en París con Alberto Garzón, Lara Hernández y Alejo Beltrán, en Eldiario.es y Elpajarito.es

Alejo Beltrán, Lara Hernández y Alberto Garzón en París. Foto: Marta Bernad

“Estamos viviendo una crisis de régimen”

El representante de Izquierda Unida y candidato a las primarias del partido analiza en París junto a Lara Hernández y Alejo Beltrán las causas de la nueva emigración española.

El debate “Encuentros en el exterior”, organizado por la federación de Izquierda Unida-Francia, colmó las expectativas. Durante hora y media, los tres miembros de la coalición de izquierdas expusieron, ante doscientos asistentes que abarrotaban la sala, las causas de la actual emigración española, y explicaron sus propuestas para solucionar este problema. En el acto, que se celebró el pasado sábado en la Bourse de Travail de París, los ponentes denunciaron la precariedad del empleo en nuestro país, así como el exilio económico al que se ven obligados miles de trabajadores por culpa de las políticas ultraliberales del gobierno español y la Unión Europea.
Alejo Beltrán, coordinador de Izquierda Unida-Francia, abrió el acto reivindicando la importancia de la memoria histórica, y el papel activo que durante la dictadura franquista tuvieron los exiliados en la lucha por traer la democracia a España. Según Beltrán, “los emigrantes y exiliados de generaciones anteriores demostraron que se puede crear conciencia colectiva en el extranjero, como ocurre ahora con movimientos sociales como la Marea Granate”. Como ejemplo a seguir, Beltrán citó a Ramón Santamaría, exiliado en 1939 y militante aún en activo, que estaba presente en la sala.
Por su parte, Lara Hernández, responsable de Convergencia de Izquierda Unida, destacó que IU “viene denunciando el exilio económico de españoles desde 2011”. En referencia al gobierno de Mariano Rajoy y a la Unión Europea, Hernández explicó “que nos están echando de nuestro país con sus políticas neoliberales”, y criticó “que el bienestar de los países del norte de Europa sea en parte a costa de hacer recortes en el sur”. La activista también se mostró muy crítica con la construcción de la Unión Europea, “que convirtió a los países del sur en economías dependientes, basadas en el turismo, mientras la industria se desarrollaba en el norte”. En cuanto a las próximas elecciones municipales, Lara Hernández señaló “la oportunidad histórica que tenemos de cambiar las cosas en 2015”.
En su intervención, el diputado y candidato a las elecciones primarias de IUAlberto Garzón declaró “que estamos viviendo una crisis económica derivada de una crisis ideológica, institucional y de régimen”, y añadió “que la gente sabe que esta crisis no será algo pasajero, y que por tanto debemos plantear un modelo económico alternativo”. Garzón, que defendió la unión de fuerzas políticas internacionales, algunas de las cuales contaban con representantes en la sala, incitó al público “a preguntarse qué modelo de sociedad queremos”, e insistió en la necesidad de “hacer pedagogía, reconquistar el lenguaje que nos ha arrebatado la derecha, y efectuar una regeneración democrática, para lo cual hay que sustituir al poder económico, que es quien en realidad manda”. Además, el diputado negó la creencia de que en España falte dinero: “Buena parte del dinero disponible se destina a rescatar bancos y a comprar armamento, en lugar de invertirlo en sanidad y educación”.
A favor de la convergencia en las elecciones de 2015
De cara a las elecciones de 2015, Garzón manifestó su intención de “que se haga la revolución sin que importe bajo qué bandera sea, siempre y cuando esté basada en puntos comunes”, y también se mostró contrario a “la fragmentación de la izquierda, que sólo beneficia a la derecha”. Preguntado sobre una posible unión electoral con Podemos y otras fuerzas políticas, Garzón se pronunció a favor de este entendimiento, y, en referencia a Podemos, respondió “que ellos son los que no quieren converger con otros partidos”. Sobre la posibilidad de formar plataformas como Ganemos, Lara Hernández también se pronunció “a favor de la convergencia con otras fuerzas políticas”, y precisó que “la convergencia debe hacerse en torno a una hoja de ruta común para que se cumpla la Constitución, y para que la gente no tenga que seguir emigrando”.
Medidas concretas sobre emigración
Las preguntas del público abordaron, en su mayoría, el asunto de la emigración. En ese sentido, Alejo Beltrán, fisioterapeuta andaluz emigrado a Francia en 2010, manifestó “la necesidad de que los propios emigrantes conciencien a otros para poder cambiar las cosas”, y recordó la oposición que IU mantuvo —y sigue manteniendo— frente al “Voto rogado” —procedimiento aprobado por PP y PSOE en 2011, que dificulta el voto a los españoles residentes en el extranjero—. Asimismo, Beltrán abogó por otros derechos de los emigrantes contemplados en el programa electoral de IU, como la ampliación de la validez de la tarjeta sanitaria europea, o la reforma del sistema de validación de títulos universitarios y cualificaciones profesionales, “que está presentando problemas para algunos colectivos de emigrantes, como los fisioterapeutas o los profesores de enseñanza secundaria”.
Para leer el texto en Eldiario.es, pincha AQUÍ

domingo, 30 de noviembre de 2014

Crónica del debate entre IUnida-Francia, Podemos y Marea Granate, en Eldiario.es y Elpajarito.es

Debate "L'Espagne au coeur", Foto de Marta Bernad
"Urge iniciar un proceso constituyente en España"

El debate “L’Espagne au coeur. La crise et les perspectives”, organizado por la asociación “Les amis de L’Humanité” de Montpellier, congregó el pasado jueves a un centenar de asistentes. Durante dos horas, los ponentes de Izquierda Unida-Francia, Marea Granate y Podemos-Montpellier, expusieron en la Salle Pagezy de Montpellier la realidad social de España durante la crisis económica, así como sus propuestas para las próximas elecciones. Los ponentes destacaron la necesidad de iniciar un proceso constituyente basado en una refundación de las instituciones, y, para ello, se planteó la posibilidad de una convergencia de fuerzas políticas.
Por parte de Izquierda Unida-Francia intervinieron Alejo Beltrán y Natalia Ruiz-Poveda; la Marea Granate –colectivo de españoles exiliados por la crisis– estuvo representada por Irene Ortega; y Podemos-Montpellier llevó a sus militantes Nerea Álvarez François Rodriguez. El activista Jean-Luc Pouget, de “Les amis de L’Humanité”, hizo de moderador.
El debate comenzó con la exposición de Natalia Ruiz-Poveda sobre el movimiento 15-M, las circunstancias de su gestación y su posterior transformación en asambleas de barrio, hasta llegar al surgimiento de las mareas ciudadanas y las marchas de la dignidad.
Irene Ortega, por su parte, explicó en detalle las diferentes mareas ciudadanas haciendo hincapié en el nacimiento de la Marea Granate, “que toma su color del pasaporte español, símbolo de los exiliados por la crisis, y uno de cuyos núcleos más activos se encuentra en Montpellier”. Además, Ortega expuso el boletín en el que se recogen las acciones realizadas por el colectivo en esta región de Francia.

Refundación de las instituciones

Alejo Beltrán, coordinador de Izquierda Unida-Francia, centró su intervención en la “necesidad de iniciar un proceso constituyente en España, basado en una refundación de las instituciones, una redefinición de los derechos de los ciudadanos y una convergencia de fuerzas políticas”. Asimismo, Beltrán denunció “la mercantilización de la política, y señaló las contradicciones existentes entre los intereses del capital y de los trabajadores y la ecología”.
Los cofundadores del Círculo Podemos-Montpellier, Nerea Álvarez y François Rodriguez, explicaron el funcionamiento de Podemos, al que definieron como “una alternativa al bipartidismo”, además de “un partido que tiene la intención de llegar al poder”. Álvarez y Rodriguez expusieron también el origen de Podemos y la elevada intención de voto de la formación para las próximas elecciones.

Convergencia para una mayoría en 2015

Durante el debate que siguió a las intervenciones, el público mostró interés por la posibilidad de que se realice una convergencia entre ambos partidos, de modo que se pueda alcanzar una mayoría en las próximas elecciones de 2015. Alejo Beltrán se mostró partidario de “una convergencia de fuerzas representativas con la que se pueda iniciar un proceso constituyente”, algo a lo que no se opusieron los representantes de Podemos. Beltrán también afirmó que, para conseguir este proceso constituyente, es necesario “apostar por el poder popular, la organización social y la fuerza de los movimientos sociales”.
El público, que participó animadamente, preguntó también por la postura de ambos partidos en asuntos como la ecología, la memoria histórica, la mujer o la situación política de Cataluña. En este aspecto, tanto Podemos como Izquierda Unida resaltaron el “derecho de los ciudadanos a decidir”. Al término del debate, el colectivo Marea Granate ofreció una degustación de tapas españolas a los asistentes.
Para leer la crónica en Eldiario.es, pincha AQUÍ

jueves, 27 de noviembre de 2014

"Los invisibles", mi artículo de hoy en el diario "Público"

Ana, Juan, Rosa y Pedro viven cerca de Montpellier, en el sur de Francia. Llevan poco tiempo en el país, y han tenido que emigrar para que el banco con el que firmaron la hipoteca en España no les despoje de sus viviendas. Vienen de Asturias y de La Mancha, y ninguno de ellos sabe hablar ni escribir bien francés. Tampoco poseen estudios superiores, pero antes de la crisis y de quedarse en paro pertenecían a lo que se llamaba clase media.

Los cuatro pasan ya de los cuarenta y han venido a la desesperada. Por un contacto o una promesa de trabajo que no siempre se ha cumplido. Ana y Juan han traído a sus hijos, que se adaptan al país con dificultad, pero Rosa y Pedro los han dejado en España para que no vean las malas condiciones en las que viven. Si los hijos se interesan, Rosa y Pedro les envían fotos que no son de su pobre apartamento, el más barato que han encontrado, y les ponen cualquier excusa para que no vengan a visitarlos. Sólo se reúnen cuando la economía lo permite, cada seis meses, pues hasta el último céntimo que ingresan va destinado a pagar la hipoteca en Cuenca.

Estos ejemplos verídicos pertenecen a la emigración española que no aparece en los medios, a los “invisibles”, como diría el cineasta Fernando León. Ya no se trata de jóvenes “aventureros”, titulados y sin cargas familiares, que investigan en universidades y trabajan en grandes empresas, que encuentran empleo de lo suyo tras pasar una breve temporada de precarios, o que, en el peor de los casos, podrán regresar a casa de sus padres donde no les faltará un techo y un plato de comida.

Al contrario, estos trabajadores que vemos en las viñas, en los campos de fruta, en las obras o en la cola del paro, no tienen más opción que emigrar para sobrevivir. Además, con frecuencia son explotados en el país de destino. Por desconocimiento del idioma y miedo a perder el empleo, y también por la indefensión aprendida, no se unen a otras personas en su misma situación, y asumen la culpa de haber tenido que marcharse. “Algo que nunca hubiera imaginado”, dice Rosa entre sollozos.

Esta emigración “invisible” es cada vez más numerosa, y en ella tenemos que incluir también a muchas personas de nacionalidad española y origen colombiano, ecuatoriano, rumano o marroquí, que, doblemente emigradas, se ven obligadas a venir a Francia u otros países del norte de Europa.

En este contexto, los colectivos contestatarios de españoles emigrantes, como la “Marea Granate”, ya son visibles en muchos lugares del planeta además de España. Mayoritariamente compuestos por jóvenes titulados, dichos colectivos deberían fijar como uno de sus principales objetivos el contactar con la emigración antes mencionada, e implicarla en sus reivindicaciones, pues tanto unos como otros forman parte del pueblo damnificado por los responsables de esa estafa llamada crisis.

Superar las diferencias de edad, origen y formación entre emigrantes es, por tanto, el cometido que los activistas debemos realizar lo antes posible. Nuestra movilización será incompleta e insolidaria si no logramos contar con los que aún permanecen invisibles.

Para leer el artículo en el diario Público, pincha AQUÍ

sábado, 15 de noviembre de 2014

Crónica del debate sobre la situación de la mujer en España, en Elpajarito.es


“Las mujeres han sido las más perjudicadas por la crisis en España”

Exiliadas y activistas debatieron en Montpellier sobre la situación de la mujer en España en la conferencia “La situación de la mujer en España. ¿Y ahora qué”, organizada por la asociaciónOsez le feminisme de Montpellier, que no defraudó. Durante dos horas, las ponentes de Marea Granate-Montpellier, Izquierda Unida-Francia y Fond pour les femmes de la Méditerranée, expusieron la situación de la mujer en España durante la actual crisis económica, este pasado miércoles en la Salle Pétrarque de Montpellier. Las ponentes resaltaron la pérdida de derechos laborales y de poder adquisitivo de muchas mujeres, y celebraron la retirada del anteproyecto de ley del aborto del exministro Ruiz Gallardón.
Por parte de Marea Granate, colectivo de españoles exiliados por la crisis, intervino Irene Ortega, activista en Montpellier; Izquierda Unida-Francia estuvo representada por Natalia Ruiz-Poveda, coordinadora de la asamblea local de la formación de izquierdas; y Fond pour les femmes de la Méditerranée llevó a su presidenta, Marta Giral. Además, el militante por el feminismo David García realizó una introducción sobre la historia feminista de España, y Marjolaine Christien-Charrière, activista de Osez le feminisme, hizo de moderadora.
Una de las primeras cuestiones que se abordaron fue los avances legales concernientes a la mujer durante las dos últimas décadas. Marta Giral comentó “la importancia de la aprobación de leyes como la orgánica de protección contra la violencia de género, de 2004; la de igualdad de hombres y mujeres de 2007; o la del matrimonio homosexual de 2005, que no se aprobó en Francia hasta 2013”.
Giral también destacó el hecho de que, en 2013 hubiera “un cinco por ciento más de mujeres en el Parlamento y el Senado españoles que en Francia”, aunque lamentó que “con la crisis muchas mujeres tengan que seguir viviendo con maridos maltratadores”, o que, tras la supresión de la ley de la Dependencia, “algunas mujeres hayan debido dejar sus trabajos para cuidar a familiares dependientes”.

El impacto de la crisis

En cuanto al impacto de la crisis en las mujeres, Natalia Ruiz-Poveda habló de una primera fase de la crisis, en la que “el sector masculino fue el más perjudicado por afectar a sectores como la construcción o la industria”, si bien hubo una segunda fase en la que se produjeron muchos despidos, así como un empeoramiento de las condiciones laborales en sectores predominantemente femeninos como el comercio, el servicio doméstico o la ayuda a personas dependientes”.
Ruiz-Poveda denunció asimismo que el paro de larga duración en las mujeres sea un tres por ciento superior al de los hombres, y que “su pensión sea un treinta y ocho por ciento inferior al de la media masculina, debido a que las españolas son las que menos cotizan en Europa por la precariedad de los contratos”. Igualmente, resaltó el papel de Izquierda Unida “como intermediario entre el mundo político y las asociaciones feministas a través del Área de la Mujer, y la importancia del partido como instrumento para llevar propuestas concretas a las instituciones”.

Los movimientos feministas tras el 15-M

Irene Ortega centró su intervención en los movimientos feministas surgidos tras el 15M, en particular la Marea Violeta, nacida en 2012 para, principalmente, manifestarse en contra de la propuesta de Ruiz-Gallardón de reformar la ley del aborto de 1985, “cuya retirada ha sido un éxito del movimiento social”. La activista mencionó también la aparición de esta marea, “formada por defensoras de los derechos de las mujeres, y situada junto a otras mareas como la verde, la blanca o la granate”.
Según precisó Ortega, “la Marea Violeta está integrada por partidos políticos, asociaciones feministas, fundaciones o activistas que luchan contra la reducción del presupuesto destinado a políticas de igualdad o a las leyes de derechos reproductivos y sexuales, y contra el desmantelamiento de servicios públicos como los Institutos de la Mujer, Centros de Orientación u Hogares de Acogida a mujeres maltratadas”.
Para leer la noticia en Elpajarito.es, pincha AQUÍ

lunes, 13 de octubre de 2014

"La mecha prenderá en Francia", artículo publicado en Eldiario.es y Elpajarito.es

 Violentos incidentes tras una manifestación de protesta por un derribo de Can Vies

Los agricultores que el pasado viernes 19 de septiembre incendiaron una oficina de impuestos en la Bretaña francesa, para protestar contra las subidas tributarias, han confirmado el tópico según el cual nuestros vecinos del norte son más contundentes que los españoles a la hora de sublevarse ante una injusticia.

Al día siguiente del incendio, el Primer Ministro francés, Manuel Valls, reprendió en televisión a los agricultores casi al tiempo que anunciaba nuevos recortes en su cruzada por rebajar el déficit. El objetivo es reducir 50 000 millones de euros de gasto público para cumplir con el máximo de deuda establecido por la Unión Europea.

Según Valls, el permiso de maternidad pasará de 36 a 18 meses y la prima por nacimiento decaerá sensiblemente a partir del segundo hijo. A esta mal llamada austeridad, pregonada en los medios como inevitable, se añaden recortes sigilosos en sanidad, educación y ciencia, que ya despiertan protestas entre los colectivos afectados.

A los españoles residentes en Francia no nos sorprenden estos recortes. De hecho, el parecido entre el gobierno galo y el español comienza a ser inquietante: ambos sancionan al sector público mientras protegen al especulador improductivo, permitiendo además el fraude fiscal a gran escala. Con los culpables de la recesión fuera de los focos, el inmigrante es considerado responsable del desastre. De ahí el irresistible ascenso del xenófobo Front National.

En este caos aparente hay, sin embargo, una lógica clara: tras Grecia, Portugal y España, Francia es la siguiente víctima en el proceso de saqueo del Estado del bienestar. La privatización de su sistema sanitario —considerado uno de los mejores del mundo— es un objetivo primordial para el capital financiero, por no hablar de tantos otros servicios públicos del “único país comunista que ha funcionado bien”, como alguien dijo en broma.

Lo que no miden los carroñeros bursátiles es la respuesta ciudadana —narcotizada con el consumismo, pero latente como la radioactividad— que podría despertarse si los franceses vieran seriamente amenazadas sus conquistas sociales. Por la importancia del país y su representatividad a nivel mundial, Francia debería ser el “No pasarán” de las políticas de la Troika, la línea roja donde cambie de paradigma el ultraliberalismo económico de la UE. No olvidemos la Revolución de 1789, la Comuna de París, mayo del 68, ni a los jóvenes marginados que en 2005 quemaron miles de automóviles en un estallido de cólera que hizo temblar el Elíseo de Sarkozy. Pero tampoco a los grupos antiislam que comienzan a formarse o a las pandillas ultraderechistas que recientemente asesinaron al activista Clément Meric.

Ese será el peligro de la rebelión que tarde o temprano habrá en Francia. Lo que muchos deseamos que sea un movimiento organizado, pacífico y eficiente, basado en los valores de la República, degeneraría en lo contrario de caer en manos de los xenófobos, y una nueva Toma de la Bastilla podría convertirse fácilmente en Noche de Cristales Rotos.

Para leer el artículo en Eldiario.es, pincha AQUÍ