viernes, 15 de julio de 2011

"Las vistas de la señora Manstey", de Edith Wharton, descargable en pdf



La editorial Funambulista ha colgado en su web el primer relato que publicó la escritora norteamericana Edith Wharton, "Las vistas de la señora Manstey", y que traduje para la antología de cuentos de la autora "Encanto y compañía", aparecida en noviembre de 2010. Pese a su breve extensión, se trata de un cuento magistral y conmovedor, de un intenso lirismo, que prefigura la deshumanización de las grandes ciudades en el siglo XX y, en concreto, en Nueva York.


Para descargar el cuento gratis en pdf, pincha AQUÍ

viernes, 8 de julio de 2011

Otra reseña de "Encanto y compañía", de Edith Wharton, en "El placer de la lectura"



El libro que hoy comentamos agrupa una serie de siete relatos en el más puro estilo Wharton: una mirada profunda, certera y, por qué no decirlo, dramática, del alma femenina. La escritura es, como siempre, elegante, pero lo que de ella extraemos son las almas de mujeres en toda su crudeza, en su infelicidad, muy en su papel desvaído, secundario, de soporte, siempre a dos pasos por detrás del marido. Echamos en falta en esas vidas lo que Virginia Woolf llamó muy acertadamente “una habitación propia”. La propia existencia de la escritora probablemente le dio mucho tema para sus relatos. Su anodino e infeliz matrimonio y su posterior divorcio le permiten analizar su interior y poner sobre el papel sus vivencias. Los relatos están ordenados y presentados cronológicamente y seguidos por un Postfacio de Laura Gimeno.

Edith Newbold Jones Wharton (Nueva York, 1862-Saint-Brice-sous-Fôret, 1937) escritora norteamericana con vocación europea, nació y vivió en ambientes aristocráticos de alto nivel económico. Su conveniente matrimonio a los veintitrés años con E. R. Wharton, mucho mayor que ella, acabó en divorcio tras veinte desafortunados años. Empezó a publicar a los veintinueve, lo que la convertía en punto discordante en un mundo superficial y elegante, mundo que diseccionó en sus novelas, siguiendo la sugerencia de James, sobre que debía escribir de aquello que conocía: “the first hand account is precious”: Lo importante es contar aquello que hemos vivido, aquello que conocemos muy bien; hablar de lo que sabemos. Y lo que Wharton conocía perfectamente era la alta sociedad neoyorquina, que tan magistralmente plasmó en La edad de la inocencia.


El primer relato, Las vistas de la señora Manstey (1881) casi recuerda a aquella película La calle sin sol, en la que los vecinos se turnan para recibir los pocos rayos de sol que en un rincón del patio duran apenas unos minutos. La viuda Manstey sobrevive mirando por su ventana, que da a la parte trasera del edificio, y desde allí ve pasar las nubes, atisba reflejos de sol en las copas de algún árbol,…Esa ventana es su mundo, su perspectiva vital hecha de retazos, pero que aún así le sirve de tabla de salvación. Tabla que amenaza hundirse cuando las próximas obras en el edificio colindante se anuncian, y su universo se tambalea.


La plenitud de la vida (1893) es el siguiente relato, que personalmente me ha parecido más flojo, un relato que desarrolla la fantasía de una conversación -en una especie de limbo – entre una dama que acaba de morir y el Espíritu de la Vida, desarrollando una reflexión sobre su matrimonio y lo que esperaba encontrar en la vida y ahora, tras la muerte.


En El dedo del destino (1901) tenemos un relato interesantísimo, en el que nos vienen ecos de películas clásicas como Laura, o novelas como El retrato de Dorian Gray, (aunque no en el sentido en que Wilde la escribió), o incluso un cierto aroma a La obra maestra desconocida, de Balzac. Un pintor inmortaliza a la esposa de un amigo en un maravilloso retrato, pero, tras la muerte de la dama, y el paso del tiempo, el amigo requiere que el retrato sea modificado. La interacción entre el espíritu de esa mujer -por medio de la pintura- con los hombres que caen bajo su influjo nos causa na hondísima impresión.


El pretexto (1908) es igualmente una profundísma mirada en el fondo del alma femenina, desde otro ángulo. Una fiel y madura esposa que se ve asaltada por una fortísima pasión, que domina pero que a su vez la impregna y condiciona su vida, hasta que descubre que ha sido utilizada como un pretexto para otros fines.


En El diagnóstico (1930), Wharton descubre otro aspecto de las mujeres, poniéndose en la piel de un hombre ante las puertas de lo que cree su final, con lo que nos descubre que también una mujer puede usar sus armas para conseguir sus objetivos. No por el hecho de ser mujer todo está permitido, obviamente. Y en este caso es el hombre el que se da cuenta de haber sido cruelmente usado por una mujer que dice amarle.
Encanto y Compañía (1934) es una delirante sátira, absolutamente cargada de humor corrosivo, en la que un exitoso hombre de negocios de Wall Street hace el negocio de su vida casándose de modo algo precipitado con una emigrante rusa supuestamente de alto postín, cuya característica principal es la de poseer una interminable parentela que va cayendo sobre las espaldas del sufrido esposo.


La permanente (1935) es el último relato, una corta narración sobre malentendidos y confusiones, que en cierto modo recuerda El diagnóstico, aunque menos elaborada. La importancia de saber si es miércoles o jueves puede hacer que cambie toda la visión de la vida de una mujer…o de un hombre. La traducción de este relato me ha parecido mejorable, francamente. El resto de los relatos, traducidos por otras manos, los considero correctos, pero éste emplea términos algo vulgares y giros que no cuadran bien con el contexto, en mi opinión.

En el Postfacio, Edith Wharton en la distancia corta, Laura Gimeno nos habla de la biografía de la escritora, sus influencias y sus filias. De la biblioteca paterna a su fuerte amistad con Henry James, al que siempre se le ha considerado como su maestro y del que ella ha querido mostrar su independencia. La crítica de la sociedad que mejor conocía, la neoyorquina, así como el descarnado análisis de la institución matrimonial, que en su propia experiencia tan desgraciada le resultó, así como los registros de la mente y el corazón femeninos, y también los masculinos, son temas que le preocupan y le interesan sobremanera a Wharton. En estos siete relatos es el matrimonio, la relación matrimonial, el eje sobre el que gira cada historia. Curiosamente, en ningún caso hay hijos de por medio, quizás para que el análisis de la relación de pareja sea más limpio, sin las interferencias añadidas que los hijos suelen producir.


En conjunto, una obra interesantísima, breve pero densa y jugosa, de lectura atrayente, que la presentación de la editorial hace aún más agradable por su estética y su cómodo manejo.

domingo, 3 de julio de 2011

Reseña de "Libro abierto", de JL Martínez Valero, en La verdad


Verso limpio


“LIBRO ABIERTO”
Autor: José Luis Martínez Valero.
Estilo: Poesía.
Editorial: La sierpe y el laúd.
Murcia, 2010.
62 páginas. 10 euros.


El quinto poemario publicado por José Luis Martínez Valero es el cuarto número de la colección “Acanto”, meritorio empeño promovido por la asociación literaria ciezana “La sierpe y el laúd” con el fin de difundir nuevas obras de poetas de trayectoria destacada de nuestra región.


En el volumen, que toma su nombre de un verso de Manuel Altolaguirre (“yo y mi sombra / libro abierto”), Martínez Valero incide en su poesía de sesgo clásico, sencillo, luminoso y limpio, en el que entrevera poemas en verso libre con composiciones en octosílabo tan bellas como las juanramonianas “Mañana”, dedicada a Heliodoro Puche, y “Las nubes”, que rinde homenaje al propio Juan Ramón Jiménez.



El autor, a la manera de Azorín, del primer Machado o del Sigüenza de Gabriel Miró, se revela como un fino y paciente observador de los objetos cotidianos así como del paisaje mediterráneo, de aquellos elementos que son siempre eternos y a la vez nuevos, como el mar, la palmera o la luz, en los que busca la esencia de las cosas y del tiempo. En este sentido, “Mirar” es un poema central de “Libro abierto”, una espléndida composición que demuestra que lo original, en arte, está en la mirada personal del creador, no en el tema que trata.


A lo largo de todo “Libro abierto”, y pese a la variedad de sus poemas, escuchamos, como hilo conductor, una voz íntima, experimentada, melancólica, que nos habla en voz baja y que quiere ser discreta, pero que, al mismo tiempo, nos dice muchas verdades (algunas de ellas desagradables) y en las que siempre, ante todo, hallaremos honestidad.

Abren y cierran el poemario dos hermosas ilustraciones realizadas por el p
ropio autor para este libro: una tinta china y un aguafuerte, disciplinas artísticas que José Luis Martínez Valero cultiva con asiduidad y a las que aplica el mismo esmero que a su nítida poesía.

Para leer la reseña ampliada, como apareció en prensa, pincha la imagen: